Giro al cerdo pelón

24 sep 2018
Publicado por: Fundación Produce
foto
Pedro Cabrera Quijano y Raúl Bastarrachea Lara impulsan plan de aprovechamiento de esta especie.

Tixkokob, Yucatán, 23 de septiembre de 2018.- Minimizado durante muchas décadas, a pesar de sus características únicas, el cerdo pelón ha sido en los últimos años blanco de varios proyectos de rescate y conservación que buscan, entre otras cosas, agrupar los esfuerzos de los productores.

Al margen de los proyectos oficiales, en una hacienda de Tixkokob se desarrolla un programa integral de aprovechamiento de esta especie, alentado por un particular.

Todo comenzó como una aventura y hoy el proyecto toma forma mediante una pequeña empresa que comercializa cochinita de animales criados en un ambiente natural, aunque aún no se han detonado las operaciones como un negocio formal.

“Hace siete años empecé de chiste”, relata Raúl Bastarrachea Lara, contador de profesión. “Soltamos (en los terrenos del rancho de su propiedad, a varios kilómetros de la cabecera de Tixkokob) a tres marranas y un macho. Tiempo después vine a verlos y ya eran cien. Luego aumentaron a doscientos y se seguían multiplicando. Es cuando vi la necesidad de imponer un control”.

Es entonces cuando comenzó a sacrificar a los animales para hacer cochinita, primero en las festividades del pueblo y para la familia, después para los amigos y más adelante para los demás habitantes. Sin proponérselo se estaban poniendo las bases de una pequeña empresa.

Bastarrachea Lara recalca las bondades del cerdo pelón: al alimentarlo con productos naturales, sin químicos, se obtiene una carne saludable en todos los sentidos.

“Los estudiosos dicen que la manteca del cerdo pelón equivale al aceite extravirgen”, subraya el entrevistado al mencionar las ventajas de esta especie.

En su rancho comen zacate taiwán y plantas de la región como pixoy, catzín, ramón, uaxim y hasta jabín.

Hoy en día en ese lugar hay 24 amplios corrales, con poco más de 200 ejemplares.

Ante el éxito obtenido con la cochinita que se repartía entre familiares y amigos, a partir de las fiestas de la población, Raúl Bastarrachea planeó un sistema de aprovechamiento integral de los animales. Así nació “Nativo”, que comercializa en Mérida —cada 15 días por ahora— cochinita preparada y enterrada en la hacienda Hubilá, propiedad de la familia del informante.

Las entregas se hacen a domicilio porque por ahora no hay un local para la empresa. Los pedidos se hacen al teléfono celular 9992346657 o al correo electrónico info@nativomerida.mx

Este proyecto ha contado con el acompañamiento de la Fundación Produce Yucatán, A.C., cuyo presidente, Pedro Cabrera Quijano, visitó recientemente la hacienda y presenció de cerca el proceso de cría y desarrollo de los cerdos y la elaboración de la cochinita.

El presidente de la Fundación indicó que esta asociación civil seguirá presente en todos los proyectos agropecuarios de beneficio social y añadió que este trabajo ha sido posible gracias al apoyo del gobernador Rolando Zapata Bello.

Agregó que confían en recibir el mismo respaldo del próximo gobierno, que encabezará Mauricio Vila Dosal, con quien ofreció trabajar de manera institucional, en estrecha coordinación.— ÁNGEL NOH ESTRADA, MEGAMEDIA